elPlanetoide.com

Guadalajara, México

2007-02-17

Guadalajara
Moneda: Pesos  
Idioma: Español   

 La antigua capital de la Nueva Galicia, se levanta soberbia sobre el Valle de Atemajac. Guadalajara, representa la esencia de la mexicanidad: en el mismo espacio conviven las visiones tradicionales y conservadoras imbuidas del espíritu de sus casi 500 años de existencia, con la traza moderna y abierta de una ciudad cosmopolita y contemporánea. La capital del estado de Jalisco, segunda ciudad en población de México, es el lugar de residencia de gente hermosa, industriosa y amable que han depositado su esfuerzo para construir una de las urbes más bellas, cómodas y ricas de América Latina.

Guadalajara, situada en un fértil valle en las estribaciones de la Sierra Madre Occidental, goza de un clima excepcional durante todo el año y recibe los beneficios de una de las redes hidrológicas más importantes del país. La riqueza de esta ciudad, protagonista de siempre en la historia de México, es evidente en la fuerza de su industria manufacturera, principalmente de bienes de consumo y en su intensa vida cultural.

El impulso que esta afortunada ciudad recibió desde el mandato de Nuño Beltrán de Guzmán para su fundación, el 5 de enero de 1532, generó un aliento que pervive hasta nuestros días. Le fue concedido el título de ciudad en una fecha tan temprana como 1542. En 1792, se fundan paralelamente la Universidad de Guadalajara y la primera imprenta como un signo que marcaría el derrotero de la ciencia y la cultura en la capital tapatía. Pocos años después, en 1805, se inicia la construcción del hoy Hospicio Cabañas. La guerra de Independencia, los avatares de la Reforma, la explosión revolucionaria de 1910 y el alzamiento cristero, pasaron por el tamiz apasionado de esta ciudad.

La Guadalajara de hoy, conurbada con otros tres municipios que por sí solos merecerían una atención especial –Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá- es una extensa ciudad de enormes avenidas, grandes monumentos, abundantes plazas llenas de vegetación, populosos mercados, abigarrados centros comerciales y una actividad incontenible que se manifiesta en el constante peregrinar de sus habitantes por las anchas banquetas y las zonas de circulación peatonal. A cada paso, una estación para detenerse a disfrutar de una ciudad que parece dibujada a mano.

A diferencia de otras ciudades de rasgos más específicos, Guadalajara es un conjunto urbano que no carece de ninguna posibilidad para el disfrute de los visitantes. En su diversidad estriba el encuentro con los deseos: museos que resguardan el espíritu múltiple de México; barrios que conservan todo el sabor y riqueza de la tradición; monumentos y edificaciones que dotan de un sello particular a cada rincón de la ciudad; pueblos que contienen toda la nacionalidad, hermanados por el crecimiento de la urbe tapatía; parques que alientan el contacto con la naturaleza y todos los beneficios y comodidades de una ciudad moderna, funcional y elegante.


Te puede interesar

 
El Planetoide 2017